En el año 1903, el matrimonio Curie compartió con Henri Becquerel el Premio Nobel de Física por estos descubrimientos de elementos de radiactividad.

El Premio fue compartido de la siguiente forma:

Una mitad a Antoine Henri Becquerel “en reconocimiento a sus extraordinarios servicios que ha puesto por el descubrimiento de la radiactividad espontánea”.

La otra mitad a partes iguales a Pierre Curie y Marie Curie, “en reconocimiento a sus servicios extraordinarios que han puesto en sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación descubiertos por el Profesor Henri Becquerel”.

Algunos años después, Marie Curie, por sí sola ya que su esposo Pierre había fallecido en 1906, aisló el radio metálico mediante un procedimiento electrolítico y por sus investigaciones recibe el Premio Nobel en Química en 1911, “en reconocimiento de sus servicios en el avance de la química por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, por el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y compuestos de éste extraordinario elemento”.