La naturaleza de la radiactividad viene dada por Ernest Rutherford, quien realizó numerosos experimentos en la Universidad McGill, en Montreal, Canadá, estudiando las propiedades del decaimiento radiactivo demostró que independientemente del elemento radiante éste decaimiento seguía la misma ley de tipo exponencial, introduciendo el concepto de media vida.

A su vez, descubrió el elemento radiactivo radón y diferenció la radiación emitida en partículas alfa, positivas y beta, negativas, y su capacidad de atravesar la materia.

Cuando la cámara se encuentra al vacío se obtiene una mancha en la placa fotográfica y al añadir aire ésta mancha desaparecía y en conclusión las partículas alfa, podían ser detenidas por el aire.

Lo mismo no era observado para las partículas beta, a menos que se interpusiera algún material más denso.

Estas investigaciones condujeron a que a Rutherford se le otorgara el Premio Nobel de Química en 1908.

Es interesante notar que las mejores contribuciones de Rutherdford sobre la naturaleza atómica son posteriores al reconocimiento por el Premio Nobel.